29.11.12

Fin de semana de feria

Desde mañana viernes hasta el domingo estaré participando en la feria The Craftroom organizada por Artesania Catalunya, en el pabellón 8 de la Fira de Barcelona (en Plaça de Espanya). Tendré un stand para presentar mis telares y estaré allí tejiendo y dando envidia de 11 de la mañana a 10 de la noche. 
Venid a visitarme!

17.10.12

Con dos cuadrados

Me estoy lanzando a explorar el tema ‘ropa con telar’, que ya vale de tanto cojín.
Mentira, en realidad estoy deseando tejer más cojines porque les tengo pasión, pero además también me apetece mucho experimentar con la construcción de prendas. Es un reto creativo interesante: montar una prenda a base de cuadrados y rectángulos que no parezca un saco. Y también difícil (sí, he deshecho varios sacos).
La chaqueta de arriba, que llamaría torera si no me pareciese un calificativo algo sangriento para una prenda tan delicada, es la primera que he hecho. Son dos cuadrados tejidos al bies y cosidos como podeis ver en la foto de abajo, es decir, ambos cuadrados cosidos por uno de sus lados y un par de costuras mas que corresponden a las lineas rosas que he marcado en la foto (y que sirven para dar forma a las mangas).
La otra pieza es una falda, de nuevo también hecha con dos cuadrados tejidos al bies, en este caso cosidos por los lados y con una cintura de ganchillo.
Todo el efecto cuadros que haría las delicias de un escocés no es mérito mío sino del hilo estampado que he usado (Katia Azteca) y de la técnica del tejido al bies que crea esos cuadros automáticamente a medida que vas tejiendo.
Cuando tenía los dos cuadrados unidos por un lado, aproveché para probármelo como una capa, y después de coser el segundo lado, y antes de hacerle la cintura a ganchillo, me lo puse a modo de súper cuello o buff... y buf, cuanto juego dan dos cuadrados, no?

8.10.12

Mochileras

No sólo de tejer vivo yo, a veces también coso y me encanta. Esta mochila la hice siguiendo el tutorial propuesto por las mamás costureras y blogueras de Mi rincón de mariposas y Para mi peque con amor
Mi amiga Marina y yo nos cosimos una mochila cada una en un par de tardes, y no fuimos las únicas, mirad qué éxito tuvo la propuesta.

3.10.12

Hola Otoño

Ha llegado el otoño, y aunque en Barcelona con el sol que hace no acabamos de creérnoslo mucho, es hora de darse al tejido calentito. Por principio. Este bolso y este cuello se han ido de muestras a Mertxesites, la tienda de labores del Clot con un súper espacio para talleres donde próximamente vamos a hacer un monográfico de telar.


Tejeremos un bolso muy fácil que consta de dos piezas unidas, cada una con un punto diferente. Luego aprenderemos a forrarlo, unir las piezas y hacer un asa trenzada bonita con la misma lana. Será un taller muy completo para iniciarse en el telar de bastidor. Os espero allí!

17.9.12

Mandala textil

Finalmente el otro día decidí poner en práctica una vieja idea, tejer una pieza circular sobre un bastidor de bordado. El concepto es primo hermano del que he utilizado para mi joyería y de la famosa alfombra tejida en el hula hop: un soporte circular, una urdimbre radial y venga a dar vueltas. 

 
Con esto tuve un par de horitas meditativas, un poco de omm en el caos de lanas, maderas y tornillos que me reina alrededor.
La preparación de los próximos talleres va marchando, y por cierto, habéis visto que ya tenemos nueva fecha para El Club Handmade?

11.9.12

¿Quién se apunta?


Dentro de nada empezamos a tejer como locas en Casa Sagnier, el centro cívico paraíso de las artes textiles. Las inscripciones para el taller de otoño son este jueves día 13 o bien a partir del lunes 17. Es un taller de 15 horas los jueves de 20 a 21.30, empezando el día 27 de septiembre. Aquí tenéis más tentación información de los talleres de Casa Sagnier.
A lo largo de 10 semanas vamos a trabajar en el telar regulable con diferentes técnicas y tendremos tiempo de experimentar con combinaciones de puntos, colores y texturas. Y de tejer un montón de cosas!

Además, el sábado 29 de septiembre por la mañana hacemos un monográfico de tres horas en el que vamos a tejer accesorios de costura como los de abajo, para que no se os pierdan agujas ni alfileres.

4.9.12

Un jardín vertical lanero

Tengo la lana que se me sube por las paredes. Literalmente.

Ya veis, una solución rocambolesca y quién sabe si práctica para sacar partido a los 5 m² en los que vivo, mientras espero la venida de ese gran taller que he encargado a la divina providencia textil. 
Se trata de un trozo de tela (un resto de unas pruebas de estampación de la escuela) colgada a modo de cortina sobre la que he enganchado con alfileres e imperdibles los ovillos. Mi objetivo es tener una visión global del material del que dispongo y que florezcan las ideas geniales.
Por cierto, el de arriba es mi primer gif animado y es tan cutre que no me lo puedo creer. Trípode... qué es eso?? :-)

3.9.12

Ropa multiusos


He descubierto que me fascina todo lo que sea multiusos, transformable, dos en uno o todo en uno. Una muestra de ello son los telares de bastidor regulables que construyo, que permiten tejer en un montón de formatos y con técnicas distintas. Pero mi última obsesión convertible son las prendas de ropa. Se trata de trozos de tela con poca o ninguna confección que se ponen de mil maneras a modo de falda, o vestido, o chal o blusa y lo mismo te sirven para un cóctel que para una procesión. Todo va en el ingenio de las dobleces y ataduras. En este arte sobresalen las tahitianas, madres del pareo, prenda versátil donde las haya:
 Y el día en que a alguien se le ocurrió hacerle un par de agujeros para los brazos a un rectángulo de tela, no fue grandioso?
 
Y mirad qué se puede hacer con la típica falda india de dos capas, que tiene tela para dar y tomar (y yo con la mia muerta de risa en el armario, por qué no habré descubierto este video al principio del verano?)
Aquí los mil y un vestidos:

                                      
Y en este enlace la apoteosis de recursos, con más ideas y patrones para hacer en casa!

24.8.12

Pequeña guía textil de Pontevedra

Aprovechando las vacaciones en la tierra que me vió nacer y salir corriendo 18 años después se me ha dado  por recopilar algunas direcciones de tiendas que pueden ser interesantes para la gente textil. Advierto que no hay nada demasiado excitante. Si queréis emociones por allí más que una tienda de lanas os recomiendo una marisquería. Pero si un día estáis de paseo por Pontevedra -que vale la pena!- y os entra la urgencia de comprar un ovillo o un trozo de tela, está bien saber adónde dirigirse.

En Pontevedra sobrevive una pequeña multitud de mercerías del género que podríamos llamar ‘acrílico y bragas’, ya sabéis, esos lugares heterogéneos donde lo mismo venden ovillos de 2 euros que fajas o parches para los callos. Y si además le añadimos unos trajes de princesa medieval para la famosa Feira Franca, el impacto para el visitante es total. En vuestro paseo por el centro veréis unas cuantas y sus escaparates (como el de abajo) seguramente os cautivarán. 

Siempre fieles a la oferta de ropa interior –o al menos, de ropita para bebé estilo principesco- pero muy bien provistas para las labores tendríamos que señalar:
   Mercería Casa Vidal, que siempre tiene mantones de manila en el escaparate.
  Otra mercería grande en la Calle de la Oliva. Perdón por la inexactitud, aquí Google me ha fallado... Pero  para compensar os pongo una foto!
Como tiendas específicas de lanas hay dos dentro de las Galerías de la Oliva, que venden principalmente marcas como Katia, Stop, Oso Blanco...
   Teresa Tobío
   Lanas RM

Respecto a las telas es curioso cómo la cantidad de metros por habitante parece superar a la de Barcelona. Probablemente no es así, pero el hecho de que haya unas cuantas tiendas en un centro urbano que no es más grande que el barrio de Gràcia da esa impresión.
    La Moda Ideal es probablemente una de las mejor abastecidas y sin duda la más bonita, con ese interior de madera tan vintage.
    Risco
    Tegal
Y no exclusivamente textiles, pero otras tiendas agradables de visitar entre una tapa de pulpo y una de pimientos de Padrón, uns pican, outros non, son:
   Carnaby, ropa estilo retro, con marcas de diseñadores gallegos.
   El Armario de Audrey, vestiditos monos.
   Galería Sargadelos, cerámica de la mítica fábrica gallega.
   La Casa Winchester, ropa y  complementos vintage.
   Fábrica Vintage, ropa y objetos vintage en la Calle Sarmiento.
Ah, y las tapas, claro, dónde, dónde?? Pues es las terrazas de la Plaza de la Verdura, dónde si no.


23.8.12

Tejido a la vista.

El otro día paseando por A Coruña me encontré con los veleros de la Tall Ships Race que estaban amarrados en el puerto y se podía subir y cotillear y hasta bailar (menudas fiestas tenían montadas a bordo!). En un buque escuela mexicano, que estaba reluciente como los chorros del oro y tenía banda sonora de mariachis -lo juro-, encontré esta especie de mega nudo marinero que me recordó la técnica del tejido continuo en telar de bastidor. 
Ahora viendo la foto con calma me parece entender que en realidad se realiza con dos hilos a la vez partiendo de esquinas opuestas. Tendré que probarlo en el telar.
Lo que no me quedó claro es si esta pieza es funcional o puro aburrimiento de altamar. Yo lo veo estupendo como tapete para el baño del capitán.

15.8.12

No estrangeiro


Ir al mercadillo a Portugal: idea compartida por unos cuantos miles de gallegos esta mañana de festivo. Por un momento temí que no hubiese toallas para todos.
Pero en el tema textil Portugal nunca defrauda. Después de alguna que otra visión extraña llegué a un puesto con hilos baratos.
Pequeño botín de hoy: ovillos de hilo de algodón de 50 gr. a 1.75 euros y una madeja de algodón de 200 gr (en color crudo, para jugar a teñir?) por 3.25! 
Y además me tomé un caldo verde buenísimo.

3.8.12

Interquilt 2012

Este es el aspecto que tenía nuestro stand en la feria Interquilt que se celebró en Girona del 6 al 8 de julio. Allí estuve compartiendo espacio con Pilar y Dolors, las creativas detrás de todo el surtido de joyería textil, fieltro y tocados que llenaba el stand.
Aquí estoy en modo ‘tejedora hacendosa’. La gente que no fue a la playa ese finde y se pasó por la feria flipaba con el telar. Muchos ohhs y ahhs y ‘que fas, nena??’.
‘Es que ya no saben qué inventar!’ decían las señoras rascándose la picadura del gusanillo. Hasta sus maridos se paraban y fingían mirar los clavos y el acabado de la madera, mientras en el fondo se morían de ganas de tejer.  
Así que me pasé un par de días tejiendo en público, conocí a mucha gente, hice contactos fantásticos, no vendí casi nada y todo fue una gran satisfacción.
Volví con ganas y planes para el resto del verano y más allá. Para empezar, ya he construido otro telar –es una droga, es una droga!-. Es otro bastidor regulable de 50 cms de lado, pero con los clavos más juntos que los anteriores, de manera que me permite trabajar también con lanas más finas. Aquí veis un detalle de este telar, apoyado sobre el magnífico suelo hidráulico de mi piso. 
[Una pequeña digresión no textil: para quien no lo sepa, el suelo hidráulico es el típico suelo de baldosas con diseños geométricos de las casas antiguas de Barcelona. El otro día por la calle me encontré lo que debió ser todo el pavimento de un piso modernista dentro un contenedor de escombros. Para llorar. Sobre todo al imaginar que en su lugar habrán puesto cualquier mierda de gres de la Preysler. En fin, salvé estas dos baldosas con las que haré algo cuando me decida a cincelar los dos dedos de cemento que tienen por detrás... No he podido evitar photoshopear un poco a lo cutre para ver el efecto que debian de hacer un su dia].
Bueno, en las próximas semanas estaré retirada en las brumas gallegas, pero en septiembre retomamos los talleres (más noticias pronto!).

31.7.12

La fábrica de la lana


Mi alegría fue máxima cuando descubrí que una de las atracciones de Arsèguel, el pequeño pueblo del Pirineo donde iba a pasar un fin de semana musical, era una fábrica de lana.
La Fàbrica de Llanes es una empresa familiar donde hilan y tejen utilizando máquinas originales de los siglos XVIII y XIX, y sirviéndose sólo de energía hidráulica, nada de electricidad! Es un salto en el tiempo alucinante.
La familia propietaria lleva tejiendo desde 1695, primero en el pueblo de Arsèguel y a partir de 1901 en la casa construida junto al río Segre en el Pont d’Arsèguel. Eso son muchas generaciones de personas y bastantes más de ovejas. 
Visitamos la fábrica con la súper amable señora Neus, que nos explicó todo el proceso de trabajo y la historia y funcionamiento de cada máquina.

En sus tiempos la fábrica llegó a emplear hasta 20 personas. Este era el taller del herrero y el carpintero.

Hay dos máquinas en desuso que son las más antiguas de la fábrica. Una es una cardadora que utiliza cardos para cardar (claro, cardoàcardar! Ah, esas etimologías evidentes que le asaltan a uno cuando menos se lo espera...). La otra, en la foto de abajo, probablemente no lo adivinarías nunca... es una lavadora! Se utilizaba para lavar las mantas ya tejidas, haciéndolas pasar a través de unos rodillos en el interior de la máquina.

Toda la fábrica funciona con la fuerza del agua del río. El movimiento se transmite a todas las máquinas a través de una serie de poleas conectadas por cintas de cuero cosidas a mano.                                              
En la foto de arriba podéis ver la sala de máquinas donde la fibra es cardada y peinada sucesivamente hasta obtener unas tiras finas que pasan a la hiladora.
 Detalles del fascinante mundo de los engranajes...
Y esta es la gran hiladora, 300 madejas hiladas a la vez! Fascinante.
 
Finalmente, utilizando este antiguo telar que funciona con un sistema Jacquard, se tejen las típicas mantas de pastor de la zona. Para quien no lo sepa, el sistema Jacquard es el predecesor del sistema binario que permitió el desarrollo de los ordenadores.
 En la tienda, además de las mantas también se pueden comprar los calcetines que tejen con una tricotadora circular, gorros, guantes, bufandas... y madejas de lana a 1.70 euros! Sí, sí, como lo oyen, lana de oveja pirenaica en sus colores naturales a 1.70. Este invierno toca tejer!